Sois muchas las parejas que en estos momentos os encontráis en una situación de incertidumbre, nos está trastocando todos nuestros planes, el no saber qué pasará, si se podrán celebrar vuestra boda en la fecha prevista, sí al final hay que aplazar o tal vez cancelar la boda.

Nos cuentan esto que está ocurriendo hace unos meses y pensamos que es una película de ciencia ficción. Parece que no vemos luz al final del túnel, pero nada más lejos de la realidad, esto pasará, el coronavirus se irá, volverán las bodas y los eventos bonitos, todo volverá a la normalidad y aquí estaremos nosotros para acompañaros… Solamente hay que saber esperar!!

Cancelar o aplazar una boda, es una de las decisiones más difíciles que vais tomar y más si es por obligación, en la situación en la que estamos necesitamos tener un plan B o incluso C, sé que suena típico pero lo primero que tenéis que tener es tranquilidad y calma, lleváis organizando vuestra boda muchos meses y de repente no sabéis que hacer.

Si tenéis contratada una wedding Planner os lo gestionará directamente, pero si no es así, tal vez sea un buen momento para pensar si contratar una o no para que os ayude a gestionar esta situación de la mejor manera posible ya que es muy importante que planifiquéis muy bien cada paso.

Así que lo primero que quiero transmitiros es muchísima calma, sé que es difícil pero las decisiones nunca se pueden tomar en caliente, debemos ser flexibles y analizar las diferentes situaciones y valorar todas las posibilidades y soluciones que nos dan nuestros proveedores.

Por eso, en este post quiero daros toda la información que tengo para que así podáis tomar una decisión en estos momentos tan complicados.

TRAS EL ESTADO DE ALARMA

En cuanto finalice el Estado de alarma, no significa que vayamos a poder celebrar bodas y eventos de un día para otro. Creo que lo lógico será empezar poco a poco y paulatinamente, entiendo que seguirán vigentes las medidas preventivas, seguramente habrá un mínimo de invitados con ceremonias íntimas y celebraciones pequeñas. Por lo tanto, las parejas que tenéis previsto casaros en los próximos meses, tendréis que valorar si es necesario cancelar, aplazar vuestra boda o seguir adelante con ella.

Como es algo que no controlamos ahora mismo, no tenemos certeza de que se vayan a poder celebrar, ni de qué forma, mi recomendación es que tengáis un plan B desde este mismo momento si no lo tenéis ya, ya que hay parejas que ya están gestionando su plan C.